¿CÓMO TRABAJAMOS ?

 

Desde Forkids buscamos recursos económicos por un lado y cooperamos en los procesos de elaboración de los proyectos para que sean sostenibles. Esto supone una puesta en común entre PVS y Forkids hasta que alcanzamos propuestas realistas y auto sostenibles.

 

La fuerza de PVS son los 27 grupos de mujeres que forman esta comunidad.  Para crear los grupos, en una primera fase se organiza su funcionamiento, y se realiza una intervención dirigida a la sensibilización sobre la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, se hace hincapié en su autoestima y en el valor específico de la mujer en el desarrollo de sus colectividades. Se aporta información sobre las posibilidades de actuación y recursos que pueden obtener; una de las primeras actividades es poner en marcha el *programa de ahorro. Llega un momento en que los grupos de mujeres son capaces de analizar su situación, detectar los problemas, decidir sobre sus prioridades e iniciar las acciones. Es importante señalar que todo este proceso está acompañado por PVS, pero son las mujeres las que deciden y se co-responsabilizan de los programas a iniciar. En una de estas reuniones con las mujeres de estos pueblos y ante la pregunta de cuál era su prioridad, su respuesta fue: "Queremos que nuestros hijos tengan educación”. Y aquí estamos trabajando juntos para que este objetivo sea una realidad.


 

PVS hacía un esfuerzo para que todos los niños iniciaran la escuela, pero debido a la falta de recursos una parte de ellos abandonaba los estudios. De hecho en el 2000 el índice de abandono escolar era del 50%.  El primer programa puesto en marcha por Forkids y PVS fue la educación de los niños a través del programa de apadrinamiento, para ayudar a estas familias más necesitadas.  Actualmente tenemos 100 niños y niñas apadrinados. En el 2010 el índice de abandono escolar en esta comunidad es del 0,1%.  Paralelamente estamos trabajando en otros proyectos para incentivar la economía de las familias, ya que nuestro objetivo es realizar la intervención durante un número limitado de años hasta que estas colectividades sean autosuficientes, y poder luego trasladar la ayuda a nuevos colectivos.

 

Tanto el trabajo de Forkids como el de PVS se enmarca en la convicción de que conseguir la autosuficiencia y autonomía de estas colectividades es el objetivo final a alcanzar a partir de un trabajo conjunto y aunado. El nivel de implicación que asumen las mujeres de los grupos de autoayuda desde el principio es óptimo, pues toman conciencia de ser ellas las protagonistas del proceso, algo que por otro lado es asumido con deleite por estas mujeres, que entienden que si depende de ellas tienen garantías de éxito, ya que su implicación y deseo de salir del mundo de la pobreza es incuestionable.

*Ver el programa de ahorro en Programas para las mujeres